¿Emprendedor o "cuentapropista"?

02 Ekaina 2014

Los emprendedores están de moda. Los programas de televisión los ensalzan, los políticos quieren clonarlos y ya hay más de 50 aceleradoras empresariales en toda España apoyando el emprendimiento. Se han convertido en nuestros ídolos.

¿Pero qué entendemos por ser un emprendedor? Hay dos formas de verlo. La primera son aquellos emprendedores que crean su propio negocio con el objetivo de tener un autoempleo y la segunda, según Joseph Schumpeter, son aquellos emprendedores innovadores que convierten nuevas ideas en empresas de alto crecimiento.

Los primeros son emprendedores que montan pequeños negocios iguales o similares a otros pequeños negocios y los emprendedores innovadores son los que cuestionan la actual forma de hacer las cosas. Ambos tienen un importante rol en la economía pero sin embargo son diferentes tipos de organizaciones con diferentes beneficios para la sociedad.

Según Magnus Henrekson y Tino Sanandi en un nuevo estudio, las políticas emprendedoras están dirigidas principalmente a crear emprendedores innovadores pero la mayoría de las instituciones tratan de medir la actividad emprendedora de una sociedad, midiendo el número de autoempleos, autónomos y pequeños negocios o start ups. Así que como resultado, Mexico y Turquía aparecen en los primeros puestos del ranking de actividad emprendedora, ofreciendo una imagen distorsionada de la calidad emprendedora en los países más avanzados.

En el mencionado estudio, “Small Business Activity does not measure Entrepreneurship” elaborado por Magnus Henrekson y Tino Sanandaji, se defiende que el número de billonarios emprendedores mide mucho mejor la fortaleza emprendedora que el número de pequeños negocios. Los autores estudiaron la lista anual de billonarios de Forbes de los últimos 20 años y crearon una lista de 996 emprendedores billonarios (emprendedores que fundaron empresas innovadoras), dejando fuera los billonarios por herencia, inversiones financieras o trabajos por cuenta ajena. El ratio de emprendedores billonarios es inversamente proporcional al autoempleo o los pequeños negocios. Y en cambio se demuestra que la densidad emprendedora es directamente proporcional con el número de patentes o el flujo de capital riesgo del país.

14.06 excel emprendimiento KL

Los países con pequeñas empresas permanecen a menudo estancados. La mayoría de los autónomos o pequeños negocios están concentrados en sectores maduros o conservadores como la construcción, el sector inmobiliario, la abogacía, la hostelería o los pequeños comercios, que están haciendo exactamente lo mismo que otros pequeños negocios. Son pocos los emprendedores que tratan de traer una nueva idea al mercado, alrededor de un 10-20% de los pequeños negocios tienen una actividad innovadora. Su motivación es ser sus propios jefes y su objetivo es gestionar su negocio de forma y sencilla sin ambicionar crecimientos. Tres cuartas partes de las empresas que se crean quieren permanecer pequeñas para ser gestionadas por los socios iniciales. La mayoría de este tipo de emprendedores surge de la falta de oportunidades en el mercado laboral por cuenta ajena.

Por el contrario los empresarios de éxito o emprendedores innovadores destruyen inevitablemente a sus rivales más pequeños debido a sus modelos de negocio escalables. Walmart se convirtió en el mayor minorista del mundo sustituyendo a miles de tiendas de barrio. Amazon se convirtió en un gigante de la venta de libros on-line sacando miles de librerías fuera del negocio. Sus modelos de negocio plantean nuevas formas de hacer las cosas, creando organizaciones que emplean a miles de personas, incluyendo a las personas que de otro modo podría haber sido por cuenta propia. En otras palabras, aumentan simultáneamente la productividad general de la economía y reducen el nivel de empleo por cuenta propia.

Henrekson and Sanandaji defienden que la mayoría de los emprendedores más ricos a nivel mundial alcanzan su riqueza montando un negocio: 65% en América, 42% en Europa y 52% en el resto del mundo.

Los emprendedores tienden a estar altamente formados: el 45% de los emprendedores “hechos a sí mismos” tienen carreras y másteres. Un fuerte contraste con el siglo XX, cuando los hombres como Henry Ford abandonaron la escuela para convertirse en “manitas”.

Esto me hacer pensar ¿quiénes serán los emprendedores que dominarán la economía moderna? ¿Y qué tipo de tejido empresarial tendremos?

Según los últimos datos del GEM 2013 (Global Enterpreneurship Monitor), en España se está emprendiendo más por necesidad que por innovación, aunque en Navarra se mantiene una mayor tasa de emprendimiento por oportunidad que por necesidad, siendo similar a Austria o Alemania. Pero las nuevas empresas que se crean son microempresas con predominio de las entidades con un solo trabajador, aunque tengan expectativas de crecer en los próximos años.

Estos datos, más mi experiencia profesional relacionada con el mundo emprendedor en Navarra estos últimos años y la dificultad que tenemos desde Sodena para invertir en proyectos innovadores con ambición de convertirse en una gran empresa, me hacen pensar, que ahora mismo nuestro tejido emprendedor no se encuentra en una situación de gran fortaleza y en línea con el espíritu Shumpteriano.
1-DE-SETIEMBRE EXPERIMENTOS

Sin embargo, Navarra es la comunidad, junto con Aragón, que más patentes ha registrado durante el 2013, cuenta con altos estándares educativos y dos universidades de alto potencial para desarrollar talento e I+D. Todo ello sumado a las diferentes políticas emprendedoras que se están llevando desde el Gobierno y el impulso que queremos dar a proyectos emprendedores desde Sodena con nuestros instrumentos de inversión, me hace creer que nuestro espíritu empresarial puede crecer rápidamente y alcanzar los estándares de regiones punteras del resto del mundo.

No tengo las claves para conseguirlo, pero sí se echa de menos a profesionales de medio o alto nivel, que detecten oportunidades en los mercados en los que trabajan y se lancen a crear una empresa. Probablemente para que esto suceda necesitamos un mercado laboral más flexible y una sociedad que anime a tomar riesgos y no juzgue el fracaso. Eso nos llevará unos años…

Katy Labiano Elizalde

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio