• nuestras participadas

    Imagen Nuestras participadas2

Entrevista de EFE Emprende a Making Genetics

Making Genetics es fruto de la iniciativa de tres jóvenes de la localidad navarra de Noáin, cercana a Pamplona, que pretenden revolucionar la nutrición personalizada con una serie de pruebas genéticas.


(Artículo publicado por EFE Emprende)

Queremos ser la primera empresa en apostar por test genéticos nutricionales específicos”, dice Adriana Moleres, fundadora de Making Genetics junto a Javier Campión y Cecilia Galbete.

Estas pruebas están dirigidas a “grupos de personas muy bien definidas, con una fisiopatología concreta y nuestro objetivo es enfocar claramente el test a prevenir o revertir enfermedades crónicas con una probada carga genética y en cuya prevención o tratamiento la dieta haya demostrado ser eficaz y tener un peso importante”.

Su primer test genético nutricional, denominado Nutrición 3G, se enfoca a la tercera edad y con él se quiere reducir parcialmente lo problemas derivados del envejecimiento, como pérdida de masa muscular, la menor movilidad en las articulaciones, la disminución de la densidad ósea, el retraso en la digestión, la menor absorción de vitaminas y la disminución de las defensas inmunológicas.

En el mercado existen ahora mismo productos nutracéuticos o complementos nutricionales sin estratificar genéticamente”, dice Adriana Moleres, que señala que la compañía cuenta ya con otros proyectos relacionados siempre con la aplicación de la genética en la obtención de productos innovadores.

¿Por qué se deciden a montar su propia empresa?

Después de que los tres socios fundadores trabajásemos durante bastantes años en el campo de la investigación y de la universidad, vimos la necesidad de dar un paso más y llevar a la práctica parte del conocimiento científico que se está generando y que normalmente no llega a la calle ni al consumidor final. Por otro lado, teníamos la ilusión de empezar un proyecto que fuese nuestro desde cero, trabajando, además, en algo que nos apasiona.

¿Cuándo y por qué nace Making Genetics?

Los tres fundadores de la empresa nos conocimos trabajando en el departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra. Javier Campión trabajó en la Universidad de 2003 hasta 2014. Yo desde 2006 hasta 2013 y Cecilia Galbete desde 2008 a 2013. Durante el tiempo que coincidimos en este departamento colaboramos en un proyecto común que dio lugar a una publicación y varias comunicaciones internacionales a congresos. En el año 2013 los tres fundadores decidimos dar el salto a la empresa y crear Making Genetics. Se trata de una empresa navarra dedicada a la nutrigenómica, el desarrollo de paneles de diagnóstico y pronóstico de enfermedades de base autoinmune y nutricional, así como a la prestación de servicios genéticos y epigenéticos.

¿Qué le diferencia de sus competidores?

La nutrición personalizada ha llegado a la sociedad en general y al mercado en particular, pero, en nuestra opinión, desde un enfoque demasiado generalista y sin segmentar. La nutrición genéticamente personalizada debe ser orientada desde diferentes situaciones fisiológicas particulares para lograr ofrecer una nutrición de precisión real. En Making Genetics apostamos por abordar distintos nichos de mercado para no solo lograr una ventaja competitiva, sino personalizar, de forma efectiva, los test genéticos, según las situaciones personales -niñez, embarazo, menopausia, estrés, tercera edad-. Esta última ha sido nuestra primera apuesta como producto dentro de Orizont.

¿Cuánto se ha invertido en el proyecto?

Al poner en marcha Making Genetics, además de la inversión realizada por los tres socios, obtuvimos préstamos participativos por valor de 80.000 euros (Sodena y Enisa), a los que ahora se añadirá la inversión del programa Orizont. Making Genetics comenzó su facturación a finales del 2014 y tuvo 4.080 euros a cierre del ejercicio. Durante este año 2015 estos datos de facturación están creciendo hasta encontrarse actualmente en 59.284 euros.

¿Cuáles son sus planes inmediatos?

A partir de conseguir inversión para el desarrollo del test Nutrición 3G gracias al programa Orizont, nuestros próximos hitos en el desarrollo del test son, además del desarrollo de producto propiamente dicho, que ya está siendo llevado a cabo, la puesta en marcha de un piloto para validar Nutrición 3G a partir de abril de 2016 y la comercialización del producto final a partir de julio de 2016. Paralelamente, se buscarán canales de distribución y potenciales inversores interesados en participar en la comercialización del test.

¿Quiénes son sus clientes potenciales?

Los principales canales de distribución del test Nutrición 3G son consultas de dietistas-nutricionistas y cadenas de clínicas nutricionales, grandes farmacéuticas y empresas alimentarias, co-márketing junto con productos nutracéuticos o complementos alimentarios y otras vías de entrada, como residencias de ancianos con elevadas prestaciones u ofertas especiales de empresas a sus empleados.

¿Cuál cree que es el mayor obstáculo actual en su proyecto?

El mayor obstáculo hasta la comercialización del test Nutrición 3G es la búsqueda de los canales de distribución adecuados y su entrada al mercado. Sin embargo creemos que debido a la especificidad del test y su gran utilidad práctica, que resuelve un problema que hasta el momento no ha sido adecuadamente abordado, el producto va a tener una buena aceptación en el mercado.

¿Cómo ve este proyecto en el futuro?

Tras el desarrollo y comercialización del test genético nutricional Nutrición 3G, nos gustaría centrarnos en otros grupos de población con otras problemáticas para su tratamiento y prevenir futuras enfermedades. Pensamos en estos momentos en test genéticos nutricionales específicos para adultos jóvenes, adolescentes o recién nacidos.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio