• nuestras participadas

    Imagen Nuestras participadas2

Navarra se alía con el amigo americano.

Medio: Expansión

La Comunidad Foral invertirá, a través de la empresa pública Sodena, cuatro millones de euros en el campo de la nanotecnología, tras alcanzar un acuerdo con la empresa estadounidense Principia, vinculada al prestigioso MIT de Massachussets.

La nanotecnología es una disciplina poco conocida por el común de los mortales. La versión española de Wikipedia, ese depósito gratuito de conocimiento al que cada día alimentan los internautas, la define como "un conjunto de técnicas que se utilizan para manipular la materia a la escala de átomos y moléculas".

A diferencia de la biotecnología, cuyo prefijo bio indica que se manipula la vida, la nanotecnología, un concepto acuñado en 1959 por el premio Nobel de Física Richard Feynman, habla solamente de una escala: la de un nanómetro, la millonésima parte de un milímetro. Siempre con el microscopio como indispensable herramienta, sus aplicaciones son variadas: desde la química molecular, hasta la electrónica o la informática.

En el ámbito de la salud, esta disciplina permite utilizar dispositivos con un tamaño de apenas unas micras  para actuar localmente sobre las zonas afectadas y evitar impactar en todo el cuerpo del enfermo.

La nanotecnología española está actualmente en pañales, pero algunos agentes y empresas están tomando posiciones. En marzo pasado, los grupos españoles Zeltia, Rovi, Faes Farma, Lipotec y Dendrico anunciaron un acuerdo para desarrollar un proyecto común de investigación en el área nanomédica.

El proyecto, bautizado como Consorcio Nanofarma, pretende crear plataformas nanotecnológicas en el campo de los sistemas de liberación de fármacos (DDS, por sus siglas en inglés), que permitirán mejorar las propiedades terapéuticas de los compuestos activos de las compañías.

Un mes después de que se anunciara esta iniciativa, que ha recibido el apoyo del programa de Consorcios Estratégicos Nacionales de Investigación Técnica (Cénit), una iniciativa del Ministerio de Industria para fomentar la cooperación público-privada en I+D+i, el director general de la Sociedad de Desarrollo de Navarra (Sodena), José María Aracama, la firma de capital riesgo del Gobierno Foral (80%) y de Caja Navarra (20%), citaba, en una entrevista con EXPANSIÓN, a la nanotecnología como uno de los sectores prioritarios de la entidad que preside, concebida por el Ejecutivo regional –que el año pasado ingresó 800 millones de euros gracias a la venta de EHN a Acciona-, para impulsar la creación de empresas en sectores emergentes.

Dicho y hecho: la semana pasada, la Comunidad Foral anunció que invertirá, a través de Sodena, cuatro millones de euros en el campo de la nanotecnología, tras la firma de un acuerdo con la compañía Principia.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio