• nuestras participadas

    Imagen Nuestras participadas2

La biotech española atrae más de 95 millones de euros de inversión

 Expansión

(http://www.sodena.com/cas/informa/deinteresnot.htm )

 La biotecnología ya es el segundo sector más atractivo para los business angels en España. Alrededor del 13% de las operaciones financiadas por pequeños inversores particulares se ha cerrado en este mercado, sólo superado por el mundo de la informática, según datos de la Red Española de Business Angels (Esban

Aunque los inversores todavía miran con desconfianza al sector biotecnológico, Noscira y GP Pharm lograron cerrar rondas de financiación en 2010 por cerca de 20 millones de euros cada una

S.Saiz.Madrid La biotecnología ya es el segundo sector más atractivo para los business angels en España. Alrededor del 13% de las operaciones financiadas por pequeños inversores particulares se ha cerrado en este mercado, sólo superado por el mundo de la informática, según datos de la Red Española de Business Angels (Esban). Sin embargo, este grupo de inversores sólo aporta uno de cada diez euros que se dedican a financiar las compañías biotecnológicas, que en gran medida dependen del capital riesgo y de las líneas de préstamos y subvenciones públicas. 

 

Aun así, el año pasado, las firmas biotecnológicas españolas lograron captar más de 95 millones de euros en fondos, según datos del último informe anual de la patronal Asebio. Las dos operaciones más importantes fueron la de GP-Pharm y Noscira, filial de Zeltia, con cerca de 20 millones cada una. 

La operación de la compañía presidida por José María Fernández-Sousa es un ejemplo de cómo utilizar las diferentes fuentes de financiación, ya que en su ampliación de capital participó desde el capital riesgo (Suanfarma), pasando por un inversor particular (Rosalía Mera a través de Rosp Corunna) hasta organismos públicos (ICO a través de FESpyme). 

Rentabilidad 

Aunque la crisis se ha dejado notar en algunas operaciones, el consenso de analistas coincide a la hora de señalar que las biotecnológicas conforman un sector suficientemente atractivo para captar la atención de los inversores. "Desde el punto de vista de un fondo de capital riesgo, se trata de un sector joven de alto potencial de rentabilidad. Si, además, añadimos el apoyo que el sector biotecnológico recibe de la Administración Pública, se desprende que se trata de un sector interesante para quienes sepan entenderlo y descifrar las claves de éxito de los proyectos", apunta Julia Salaverria, socia de Ysios Capital Partners, miembro de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri).El problema, según esta experta, es el carácter tan técnico de las investigaciones en este ámbito. "No se trata de un sector para inversores no especializados, ya que sus parámetros y necesidades son muy distintos a los de otras inversiones en mercados más tradicionales", explica. El resultado es que algunos fondos todavía miran con recelo este tipo de proyectos. 

"El sector biotecnológico español se encuentra infradesarrollado comparándolo con nuestros vecinos europeos. Con proyectos de financiación mixtos, público-privados, deberíamos ser capaces de dinamizar nuestra ciencia y convertirla en motor de desarrollo económico", asegura Gonzalo Marín, socio director de Suanfarma Biotech.

El problema es que "existe una excesiva dependencia de ayudas públicas, que siempre son bienvenidas pero que no deben interpretarse como la única vía de financiación del sector", considera Martín Hernández-Palacios, director de Aliter, escuela de negocios especializada en el ámbito de la biotecnología. En su opinión, el desconocimiento de los inversores a la hora de valorar estas empresas es un obstáculo. "Tampoco facilita mucho las cosas la falta de iniciativa empresarial de los científicos y las trabas para coordinar investigaciones científicas e inyecciones de dinero en los proyectos", asegura este experto. 

Para equilibrar, la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha anunciado nuevas líneas para apoyar al sector, aunque con el compromiso de que el capital privado aporte la mitad de los fondos de cada proyecto. 

 

Mientras tanto, desde la patronal Asebio, reclaman que una vía para que despegue definitivamente la iniciativa privada es aplicar incentivos fiscales a las inversiones en I+D biotecnológicas. El sector pide que se adelante las deducciones en I+D a través de créditos fiscales por valor de 65 millones de euros.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio