• nuestras participadas

    Imagen Nuestras participadas2

Sodena radiografía la situación de cien multinacionales en Navarra ante la crisis

Medio: Diario de Navarra

La empresa pública estudia crear una línea de grandes avales para apoyar las inversiones de grandes empresas.

El problema más acuciante que se ha encontrado en sus visitas es la falta de liquidez incluso para el día a día.

La empresa pública Sodena ha echado a la calle a sus técnicos que, entre los meses de marzo y abril, visitarán un centenar de multinacionales para conocer de

primera mano cómo está afectando la crisis a las grandes multinacionales que operan en Navarra, tanto de capital extranjero como nacional.

Sodena recibió en junio pasado el mandato del Gobierno foral de facilitar financiación para nuevos proyectos industriales que tuvieran las multinacionales afincadas en Navarra destinados al mantenimiento del empleo en la Comunidad foral.

Sin embargo, con la crisis que se desató en el siguiente semestre, Sodena ha preferido conocer directamente, una por una, las necesidades que están teniendo estas empresas en la Comunidad foral. Desde cómo están viviendo la crisis, quiénes son sus competidores, sus principales clientes, dónde están sus amenazas, dónde sus oportunidades, qué perspectivas de futuro tienen y sobre todo, qué problemas ven para salvaguardar el empleo y cómo se les puede ayudar desde la Administración foral.

Un centenar de visitas

Sodena escogió 86 multinacionales instaladas en Navarra, a las que sumó otras 34 compañías de capital nacional con una facturación superior a los 30 millones de euros; los proveedores "más significativos" de Volkswagen Navarra y aquellas empresas con más de 50 empleados que han presentado un Expediente de Regulación temporal o de extinción de contratos en los últimos meses.

El resultado final de este collagefueron 120 empresas de distintos sectores (alimentarias, de automoción, de construcción, de renovables, de bienes de equipo, etc.) que facturan cerca de 13.800 millones de euros y emplean a 34.200 trabajadores en Navarra. De ellas, 51 han aplicado un ERE.

Hasta la semana pasada, habían contactado con un centenar de ellas y visitado cerca de ochenta. Un espectro suficiente para sacar sus primeras conclusiones que ha plasmado en un informe. La principal es que "la crisis está afectando a todas las empresas, especialmente a algunas del sector de automoción" mientras que "el menos afectado" es el sector agroalimentario. Sin embargo, alerta de que, si sigue la situación actual, pueden verse tocados otros puntales de la industria navarra, como los sectores de fabricación de maquinaria y equipos y el de energías renovables.

Restricciones financieras

Sodena asegura que la "mayoría" de las empresas visitadas "son competitivas". Su "principal problema" es la caída del mercado. No hay pedidos suficientes, lo que hace que no entre tanto dinero en caja. A ello, se suman las restricciones financieras. Este es el apartado donde Sodena ha visto más claramente que deberían echar una mano a las grandes empresas.

En su encuesta, se ha encontrado con que la escasez de financiación supone un problema para las multinacionales, ya no sólo para realizar inversiones que busquen la continuidad de la planta y el empleo, sino también para invertir en mejoras competitivas, devolver créditos de inversiones ya acometidas (ya que entra menos dinero en caja) e incluso para financiar las necesidades de circulante (liquidez) propias del día a día.

Sodena ha detectado que "su mayor urgencia" es solucionar los problemas de tesorería debido a la caída de ventas. Destaca, en particular los problemas con los seguros de cobro de ventas, que "han limitado muchísimo" el nivel de aseguramiento de las operaciones a las fábricas navarras, mientras sus empresas matrices "no les permiten vender nada sin seguro".

Ayudas que se quedan cortas

Las empresas consultadas acogen bien las medidas anticrisis articuladas por los gobiernos central y navarro, pero en algunos casos consideran que "se les quedan cortas" por estar dirigidas a pymes, como el Aval Navarra, o porque su concesión "depende" de las entidades financieras "muy reticentes a la asunción de riesgos", como ocurre con las ayudas ICO y las de Nafinco, otra empresa del Gobierno foral que apoya empresas en crisis con avales de hasta 1 millón de euros. Las más usadas son las de mínimis (empleo, etc.) y las ayudas para I+D+i que ofrece el departamento de Innovación del Gobierno foral, pero "sus cuantías no cubren sus necesidades".

En esta línea, el Gobierno foral estudia crear una importante línea de avales, a través de Sodena, orientada a las grandes multinacionales implantadas en Navarra. Previamente, la empresa pública quiere abonar el terreno con los bancos, suscribiendo un convenio con un grupo de entidades a las que derivaría aquellos proyectos de inversión que cree "viables" pero que las empresas tienen paralizados por falta de liquidez.

Esto podría contribuir a poner en marcha inversiones paralizadas, pero "no resuelve", reconoce Sodena, el problema más acuciante de "muchas" empresas contactadas en lo que respecta a sus necesidades diarias de liquidez o el pago de deudas contraídas.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio