• noticias

Compra del 1% de Iberdrola Sanz afirma que la entrada de Sodena en Iberdrola ha sido una decisión política

Medio: Diario de Navarra

Reconoce que a la eléctria le ha interesado para reforzarse ante posible OPAS

¿Por qué el Gobierno foral ha decidido instar a la sociedad pública Sodena a adquirir el 1% de la empresa Iberdrola? ¿Cuál es el interés para Navarra de la compra de 9.015.000 millones de acciones por 173,5 millones de euros? Estas preguntas llevaron ayer al Parlamento al presidente Miguel Sanz, quien mantuvo

que la adquisición ha sido una decisión política “estratégica, legal y segura” para situar a Navarra en la eléctrica ante los previsibles movimientos del sector energético en el que varias comunidades, a través de entidades de ahorro, han tomado también posiciones. Reconoció que, a su vez, a Iberdrola la presencia navarra le blinda “en mayor medida” ante posibles OPAS..

El presidente compareció en el Parlamento a petición del PSN, cuyo portavoz, Fernando Puras, abrió la sesión con innumerables preguntas sobre todos los detalles de esta operación con la que el Ejecutivo, opinó el socialista, “ha perdido el rumbo”.

Miguel Sanz recalcó que fue “una desición política” la que originó que la sociedad pública Sodena (80% del Ejecutivo, 20% de Caja Navarra) adquiera el 1% de Iberdrola, ya que su Ejecutivo consideró que esta compra sería “estratégica” para atender los intereses generales de los ciudadanos de Navarra”.

Miguel Sanz situó la adquisición en el revuelto panorama empresarial del sector eléctrico, en el que las Comunidades, a través de las entidades de ahorro, están tomando posiciones para no perder inversiones, compras de suministro y evitar la deslocalización de estas empresas. Recordó el “intento de OPA hostil” de Endesa sobre Iberdrola, o en movimientos en empresas como la propia Endesa, Repsol o Gas Natural, donde está presenta la Caixa, primera caja catalana.

Análisis “técnico y económico”

El presidente destacó que la entrada de Navarra en Iberdrola ha sido analizada “técnica y económicamente” y se ha valorado el impacto económico de la eléctrica, que apora cerca del 2,5% al PIB de Navarra de modo directo (con 600 millones de facturación), y el 0’85% más de manera indirecta a través de Gamesa Eólica: los más de 160 empleos que tiene en la Comunidad; el hecho de que es el “tercer contribuyente” y genera “un impacto en la fiscalidad navarra” superior a los 312 millones de euros; y que realiza aquí el 18% de sus compras.

¿Estarán estos datos en riesgo si Sodena no hubiese entrado en esta empresa? En opinión del Presidente, si la Comunidad “no hubiese respondido favorablemente” a la oferta de entrada de Iberdrola “sin ninguna duda” hubiese perdido parte del porcentaje que realiza la empresa en Navarra e “indudablemente” se reduciría el impacto fiscal.

El presidente reconoció que en esta operación el beneficio es mutuo, ya qu Iberdrola “fortalece su posición en el sector energético y en su estrategia de implantación territorial ante posibles OPAS de otros operadores”. “¿Y qué tiene de malo que esta operación favorezca el asentamiento y localización en nuestra Comunidad de este operador y le fortalezca y le blinde en mayor medida ante posibles OPAS que pueden generarse de operadoreas con mayor influencia de otras Comunidades autónomas?”, se preguntó en la sesión.

Recuperar el dinero

El presidente recalcó que el Gobierno “no está hipotecando” sus recursos ante esta fuerte inversión. Argumentó que al ser la eléctrica una empresa que cotiza en bolsa, en cualquier momento se puede recuperar el dinero de las acciones. “Si en un futuro hay que satisfacer intereses públicos más estratégicos que éste, el Gobierno puede liquidar y colocar ese dinero en otro sector. Sin ningún problema”. Añadió que, además, las acciones de Iberdrola, son “un valor seguro”, no sólo porque sufren escasas fluctuaciones, sino porque el consejo de administración de Sodena ha suscrito un seguro para esta compra, se manera que si debe vender las acciones en el futuro, el precio de venta “será al menos la cotización que ha abonado”.

“Cuando consideremos que en el sector energético el mercado se ha estabilizado, esté más regulado y existan menos riesgos de deslocalización o de posibles movimientos de control por parte de otras empresas muy unidas al poder político en algunas comunidades, Sodena podría decidir desvincularse de las acciones”, avanzó Sanz, aunque aseguró que ahora no hay “ningún pacto de recompra” de esa participación que podría ir a parara las cajas de ahorro navavarras.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio