• entrevistas

“Hemos hecho bien los deberes en innovación”

“Entrevista con José Javier Armendáriz, Consejero de Industria y Tecnología, Comercio y Trabajo”

Medio: Revista Negocios en Navarra

 

"Hemos hecho bien los deberes en innovación"

“Estamos en la senda adecuada, hemos hecho bien los deberes, tenemos centros y proyectos de investigación muy interesantes, estamos atrayendo talento, en un plazo de dos o tres años podemos tener concreciones de los

procesos de investigación en marcha…” son algunos de las elementos que definen el momento actual de la I+D+i en Navarra en opinión de José Javier

Armendáriz, consejero de Industria y Tecnología, Comercio y Trabajo del Gobierno de Navarra con el que hemos querido abordar el estado de la cuestión a escasos días de la celebración de la V Semana de la Ciencia y Tecnología.

Las inversiones en I+D, merced al impulso del Plan Tecnológico alcanzarán en el año 2007 una tasa del 1,9% del PIB, pudiendo presentar actualmente Navarra infraestructuras y recursos humanos, el suficiente actractivo como compañero de viaje, para acudir con otras regiones a la UE y solicitar fondos específicos para proyectos de investigación que requieren colaboración multirregional y supranacional.

Unos recursos que Europa va a duplicar en los próximos años ante la prioridad que se da al I+D con el objetivo de elevar hasta el 3,5% del PIB el esfuerzo inversor, y que contemplará de forma especial a los países que están por debajo de esa tasa.

José Javier Armendáriz pone igualmente el énfasis en el trabajo que se está realizando desde el Departamento con un equipo del Instituto Tecnológico de Massachussets (EE.UU.) que a va a desembocar en la creación de un centro de investigación en nanotecnología.

¿Cuál es el momento del entramado ciencia y tecnología en Navarra?

El escenario que tenemos ahora es ciertamente interesante. El recorrido realizado en el I y II Plan Tecnológico nos coloca en una posición muy razonable de cara al futuro. Porque en sectores como el de la energía, con un centro de referencia como CENER, en el de la biomedicina, con la importancia que tiene el CIMA, el de la agrobiotecnología y en el agroalimentario, con la presencia de otro centro nacional como es el Laboratorio del Ebro, estamos tejiendo una red desde lo tecnológico para que el siguiente paso sea que la actividad de esos centros ofrezca procesos de transferencia tecnológica que permitan que algunos de los proyectos de investigación tengan su aplicación práctica y podamos tener completado el recorrido que va de la investigación básica a la investigación aplicada y de esta a los procesos productivos o a los proyectos empresariales asociados a esa investigación.

¿Es suficiente esa red?

Como concepto de centros y especialización la tarea realizada es razonable. ¿Suficiente? Todo aquello que sirva o colabore al desarrollo, a la consolidación de actividad y el empleo en un sector merecerá la pena explorarlo, pero consideramos que el espectro, dado nuestro tamaño y nuestro entorno socioeconómico, es ya importante y no es bueno diversificar o ampliarlo en exceso, porque el futuro pasa por ser excelentes en lo que abordemos.

¿Y desde el punto de vista de los recursos humanos?

En los centros tecnológicos contamos con alrededor de 800 personas dedicadas a labores típicas, a los que hay que sumar una estadística reciente que señala que 15 de cada 10.000 trabajadores se dedican a actividades de I+D cuando la media nacional no llega a 10. Eso pone de manifiesto que no sólo en los centros también en las empresas estamos haciendo cosas importantes en este ámbito.

¿También somos atractivos para los investigadores?

Los dos parámetros que utilizan los investigadores a la hora de decantarse por un centro o por otro es el proyecto que ofrece el centro y las condiciones vitales que ofrece el entorno. Y tanto en el ámbito de las energías renovables como en el de la biomedicina los proyectos que presentan CENER y CIMA son muy interesantes desde el punto de vista de atracción de talento y el complemento que ofrece Navarra para que ese talento se radique aquí es fundamental. Nuestro nivel socioeconómico hace que seamos una región muy atractiva para conseguir ese resultado. Estamos importando talento y eso es positivo al ciento por ciento.

¿Tendremos que esperar mucho para que maduren los resultados de los proyectos de investigación?

Espero que no. Nos gustaría que en el plazo de dos o tres años pudiéramos tener algunas concreciones. Nuestra presencia en los centros se justifica por la importancia que tiene para la consolidación de la actividad productiva de nuestra comunidad los procesos de transferencia tecnológica que podamos impulsar. Y ese es nuestro objetivo y vamos a ser persistentes ante las direcciones técnicas de los centros en los que tenemos presencia para conseguir que esos procesos duren lo menos posible. No debemos tener prisa, porque las prisa no es buena consejera, pero queremos que se acelere el ritmo todo lo que se pueda acelerar.

¿Qué nos falta para completar el marco de ciencia y tecnología?

Desde el punto de vista de creación de centros tecnológicos debemos de hacer un mayor esfuerzo en el ámbito de la nanotecnología, porque entendemos que Navarra puede tener cosas que decir en esta órbita. Hay organismos que en estos momentos están trabajando con el concepto más amplio de tratamiento y recubrimiento de materiales y entiendo que es una buena semilla a la hora de acercarnos al ámbito de la nanotecnología .

¿Nanotecnología enfocada hacia…?

Aunque todavía no han concluido los trabajos que estamos realizando en colaboración con un equipo del Instituto Tecnológico de Massachussets, entiendo que Navarra tiene una posición muy interesante en determinados sectores, unos de futuro como es el de las energías renovables, la biomedicina o la biotecnología, y otros más tradicionales como el agroalimentario o la automoción, que necesariamente deben de beber en esos desarrollos tecnológicos fundamentados en lo pequeño.

¿En qué fase se encuentra este proyecto?

En la fase de análisis. Llevamos todo el 2005 trabajando y en este último trimestre del año tenemos que concluir el diagnóstico de la situación, ver en qué sectores o subsectores sería más oportuno centrarnos y diseñar el camino para ver de qué manera el impulso de la Administración puede favorecer el establecimiento de grupos de empresas o grupos de interés dispuestos a colaborar y a compartir proyectos de investigación. Realizado el diagnóstico, los planes de acción se pondrían en marcha durante los años 2006-07.

Plan estratégico para sector servicios

“En el ámbito del sector servicios, afirma Armendáriz, tenemos que hacer un esfuerzo importante. La significación del sector terciario en el PIB de Navarra sigue estando por debajo de la media española, una fotografía que no es ni buena ni mala porque ha tenido y tiene mucho de bueno que la participación del sector industrial al PIB sea de un 34%, lo sigue poniendo de manifiesto que Navarra sigue siendo un entorno industrial muy competitivo.

Desde el Departamento se ha iniciado un proceso de coordinación para elaborar un plan estratégico para el sector servicios, con la idea fortalecer algunos aspectos. ¿Qué ideas van a definir este plan?

Para el desarrollo de un sector servicios potente el concepto tamaño de área de influencia es importante. También entendemos que tenemos que hacer una segmentación para ver hacia que subsectores nos tenemos que dedicar. Así como que continue desarrollándose al amparo de aquellos subsectores industriales en los que Navarra tiene algo que decir. Igualmente es fundamental que se puedan desarrollar actividades que tengan capacidad exportadora desde el punto de vista de comunidad, porque tenemos que ser capaces de diseñar servicios que puedan ofrecerse a provincias limítrofes, al entorno nacional y al entorno internacional, serán los que generen valor añadido para la comunidad.

¿De qué servicios estamos hablando?

Con esas ideas, hay tres áreas en las que podemos actuar como son los servicios a empresas, cuyo ejemplo más característico es el de las ingenierías, el sector TIC, fundamental en el futuro del impulso del sector, pero de nuevo con esa perspectiva segmentada y sectorial, poruqe deberemos de ser muy buenos, deberemos tener algo que aportar en aquellos nichos del sector TIC que estén asociados a actividades que tienen peso específico en Navarra: automoción, energías renovables, agroalimentación… Se trata por tanto de identificar nichos y no tanto sectores. Por tanto el conjunto de servicios a empresas, el sector TIC y el ámbito de la formación son tres aspectos fundamentales que nos deben permitir centrarnos en actuaciones y acciones concretas que sirvan de apoyo al tejido productivo.

Aunque está a caballo de dos consejerías el transporte y la logística son objeto también de diseño de un plan de competitividad

Estamos prácticamente al final del trabajo del cluster de logística y transporte, que también es fundamental para Navarra. Como lo es la tercera ampliación de la Ciudad del Transporte y la apuesta institucional que hacemos por esa gran Area Económica de Actividades de Tudela, con más de 5 millones de metros de actuación donde entendemos que la actividad logística debe de jugar un papel fundamental. Estos proyectos tan sólo por la reflexión conjunta tienen mucho de positivo y espero que de este trabajo salgan conclusiones interesantes que nos van a permitir que el transporte y la logística sigan sumando para el crecimiento de Navarra.

Momentos de esfuerzo y compromiso

“La negociación colectiva va a ser fundamental para conseguir escenarios de mantenimiento de la actividad industrial tanto se trate de multinacionales como de empresas locales”, estima José Javier Armendáriz, y en el caso de Volkswagen insiste en la necesidad del consenso como garantía de futuro en un momento que exige a la parte social un nuevo esfuerzo de flexibilidad y en contrapartida un compromiso de futuro por parte del consorcio automovilístico.

En los últimos meses se ha incrementado el temor a la deslocalización, sin embargo los datos son los que son y este año hemos asistido a dos acontecimientos de deslocalización: Ufesa, Robert Bosch, y ahora conocemos el caso de Schneider Electric. Contrariamente, también somos testigos este año de un importante impulso industrial en el subsector del papel con dos grandes proyectos inversores. Balance positivo aunque esto no nos asegure nada, ni quiera decir que el proceso no vaya a acelerarse en meses venideros.

Los procesos de deslocalización se van a dar en todos los sectores. Me da la sensación de que afortunadamente, como dice, por ahora el balance desde el punto de vista macroeconómico esta siendo positivo, y confío en que lo siga siendo, porque esto pone de manifiesto que Navarra sigue siendo un lugar atractivo para invertir, tanto para ampliar, consolidar procesos productivos existentes como para desarrollar nuevos. Evidentemente en el concepto de nuevos procesos productivos vamos a ir a menos, porque a todos nos alcanza que van a existir otras regiones nacionales, europeas, internacionales, que van a ofrecer unas mejores condiciones de entrada o de implantación. En todas aquellas actividades en las que nos tengamos que comparar única y exclusivamente en materia de costes laborales el resultado no va a ser positivo para Navarra, pero en cuanto consigamos introducir en la ecuación otros factores adicionales al puro concepto de coste de mano de obra, Navarra tiene que decir, ha dicho mucho y tendrá mucho que decir.

Cuando se habla de situaciones concretas el tema se antoja más delicado, pero creo que tanto directivos y empresarios locales como sindicatos tienen que ser conscientes de cuales son nuestras fortalezas y cuales nuestras debilidades. Por tanto los procesos de negociación colectiva van a ser fundamentales para conseguir esos escenarios del mantenimiento de la actividad industrial, No estoy trasladando o planteando solamente la responsabilidad a los agentes sociales, esto debe ser el resultado de un equilibrio entre directivos, empresarios y agentes sociales, que tendrán que buscar esos puntos fuertes para que en el caso de las multinacionales, su implantación en Navarra siga siendo atractiva para futuras ampliaciones de actividad o para mantener programas de inversiones que nos garanticen el mantenimiento del empleo, y en el caso empresas locales se favorezca el desarrollo equilibrado de la actividad.

Esto nos lleva directamente a la negociación que se plantea en Volkswagen.

El tema Vokswagen es importante en nuestra comunidad y en nuestra economía porque es la mayor empresa navarra, la referencia para automoción y para muchas empresas del sector industrial. Creo que en estos momentos lo que deben tener claro, y asi se lo hemos manifestado a todas las partes, es que están en un momento de esfuerzos para encontrar una alternativa que permita organizar adecuadamente la actividad productiva de la planta. Esto, resumido en una palabra, significa flexibilidad para poder ofrecer al consorcio un atractivo y se puedan asignar mayores niveles de producción que los actuales. Y también es un tiempo de esfuerzo y compromiso para el consorcio, porque en un proceso de negociación de estas características quien está haciendo un esfuerzo importante entiende que se le tiene que indicar cuál es el objetivo o cuál el resultado de asumir esos esfuerzos. Y por tanto en este caso los trabjadores de Vokswagen quieren conocer que les va a deparar el futuro desde el punto de vista de actividad de la planta de Pamplona en relación al esfuerzo que la dirección está pidiendo para firmar un convenio colectivo. Ese el escenario en el que se está negociando, se viene de uno que fue pionero, valiente, de diciembre de 2002 cuando los sindicatos mayoritarios de la fábrica decidieron acordar con la dirección de la compañía una flexibilidad que facilitasen puestos de trabajo que en aquel momento estaban en peligro, por lo que dado ese paso se tiene que mantener el entorno de dialogo y consenso porque es la única manera de construir el futuro.

¿Quién avala ese futuro?

La factoría de Landaben tiene el mejor aval que puede tener, sus ratios de productividad, ni el impulso público ni la ayuda, ni otros aspectos externos a la propia actividad de la fabrica van a dar mayor garantía que los parámetros que ofrezcan los trabajadores. Por tanto se dan las condiciones necesarias para que el acuerdo que se alcance signifique garantía de futuro de la factoría. Ambas partes deben de ser conscientes de lo delicado de la situación, la información que nos llega de otros entornos similares pone de manifiesto que es una época de esfuerzos y de apuesta conjunta por el futuro de la actividad de la planta.

Objetivo número uno

Consolidar la actividad industrial es objetivo número uno para mantener los datos de empleo que actualmente presenta la economía navarra. Son las mejores cifras de la historia de Navarra, por eso es muy importante que Volkswagen alcance unos niveles de producción que le permitan el equilibrio.

“El presidente, indica Armendáriz, mencionaba en el discurso del “Debate del Estado de la Comunidad” que estamos en los parámetros de empleo mejores de la historia de Navarra. No sólo desde la perspectiva de la tasa de paro, que suele ser el primer indicador cuando hablamos de empleo. Hay otros dos aspectos muy importantes, porque la tasa de paro no deja de ser una tasa relativa, y tan importante en este caso es el numerador como el denominador.

El hecho de que en estos momentos la Encuesta de Población Activa refleje mas de 265.000 trabajadores, pone de manifiesto que la evolución seguida ha sido muy importantes. Pero a su vez que nuestra tasa de empleo este situada en torno al 68% indica también lo equilibrada que ha sido la evolución. Si hablamos de temporalidad, de siniestralidad Navarra ofrece parámetros muy significativos en comparación con las estadísticas nacionales, todavía con recorrido si nos fijamos en las estadísticas europeas, pero estamos en un entorno muy interesante. Para mantener esos parámetros la consolidación de la actividad industrial es objetivo número uno. En estos momentos se pone de manifiesto la última tesis que hay sobre la importancia de Vokswagen en nuestra economía, que señala que para fabricar en torno a 240.000 250.000 vehículos, una cifra muy interesante para el equilibrio de Vw Navarra, necesitamos en torno a 7.500 empleos, estén en Vw o en las empresas proveedoras. Y para Navarra será muy importante mantener ese empleo asociado a la actividad del fabricante de automóviles”.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio