• entrevistas

“España sigue siendo un país muy atractivo para la inversión extranjera”

Entrevista con Javier Sanz

consejero delegado de Invest in Spain

Medio: Negocios en Navarra

“España sigue siendo un país muy atractivo para la inversión extranjera”

Javier Sanz acudió a Pamplona para mantener un encuentro con directivos de empresas multinacionales establecidas en Navarra en la sede de CEN y dar a conocer el Atlas de Financiación, una herramienta para localizar las diferentes fuentes

de financiación que una empresa puede obtener en España, y una ayuda para saber dónde debe dirigirse para solicitar la

financiación más adecuada a las necesidades de su proyecto de inversión. Era su segunda visita a Navarra, ya que en las últimas semanas del verano participó en la firma de un convenio de Invest in Spain con Sodena para coordinar y cooperar en la promoción de Navarra como destino de las inversiones extranjeras.

"España no ha perdido atractivo para la inversión extranjera, sigue traccionando capitales y en 2008 alcanzó un registro record de inversión neta procedente del exterior”, explica Javier Sanz, consejero delegado de Invest in Spain, quien refuta la idea de que se esté produciendo en nuestro país un lento goteo de deslocalizaciones, mas allá de la tasa natural de aparición y desaparición de empresas."

¿Cual es el propósito del Atlas de fuentes de financiación?

Fundamentalmente ordenar en un documento el gran número de fuentes de financiación existentes y las que han surgido para paliar los efectos de la crisis. Las líneas del sector privado y del público eran eficientes, pero estaban dispersas y a través de este atlas de fuentes de financiación las hemos recapitulado, ordenado y las estamos presentando a las empresas para que tengan toda la información reunida: las fuentes públicas que ofrece la Administración General del Estado a través del ICO o de otras entidades como Invest in Spain o el IDAE... y las que ofrecen las entidades privadas: bancos, cajas de ahorro y sociedades de garantía recíproca. Tanto para el corto plazo, para financiar circulante, como líneas a largo, créditos para inversiones específicas, avales... Esta información la divulgamos de la mano de las comunidades autónomas, a través de una jornada informativa en la que la propia comunidad autónoma presenta su oferta financiera propia.

RÉCORD EN 2008

?

¿Ha hecho mella la crisis en el flujo de la inversión exterior?

En los seis primeros meses del año ha habido una caída del 60%, motivada de una parte por el efecto estadístico de las dos grandes operaciones que tuvimos el año 2008 y de otra, por los efectos de la crisis internacional. No somos una excepción, en el marco de la OCDE y para los seis primeros meses de este año la caída ha sido superior al 45%, por lo tanto registramos un pequeño diferencial.

¿España sigue manteniendo tasas de inversión reseñables al margen de lo que ocurre este año?

Contrariamente a lo que se pudiera pensar erróneamente, durante 2008 España registró el récord de inversión neta. Si no recuerdo mal, en el 2000, como consecuencia de las políticas de privatización, se alcanzó el récord de inversión bruta, y con posterioridad en los años siguientes hemos tenido ejercicios con cifras de inversión altísimas.

Cerca del 80% de la inversión extranjera directa que entra en las economías desarrolladas procede de operaciones de fusiones y adquisiciones. Este es también el caso de España. En 2008 se realizaron dos grandes operaciones puntuales: Altadis fue comprada por Imperial Tobacco y se produjo una venta de activos europeos de Endesa a Eon en el marco del acuerdo general sobre la adquisición del grupo electrico. En consecuencia, estamos manteniendo flujos de inversión muy altos como tendencia en los últimos años. Y con ellos, operaciones que pueden representar en torno al 75-80% del volumen anual de proyectos Greenfield (nuevos proyectos), fundamentalmente.

¿Hay cambios cualitativos relevantes en este flujo de capitales hacia España?

Observamos cómo se está produciendo un cambio de tendencia que está apoyando el cambio de modelo de crecimiento económico por el que está apostando el Gobierno. Si analizamos los proyectos Greenfield que había en España hace cinco años y los que hay ahora, vemos cómo cada vez más se dirigen a sectores como la biotecnología, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. De la misma manera, ha sido muy fuerte la entrada en energías renovables y en el sector aeronáutico.

¿Serían éstos los sectores más atractivos?

Efectivamente, somos una potencia y lo seremos más en energías renovables. Cualquier empresa que quiera tomarse en serio las energías renovables tiene que estar en España y tiene que competir aquí. Cada vez vemos más proyectos de este tipo, no sólo destinados a la creación de parques, también se están produciendo tomas de participación en empresas, constitución de joint ventures... En telecomunicaciones ocurre exactamente lo mismo, al igual que en la banca y en servicios financieros. Además, la biotecnología está incrementando su target de una manera impresionante. Y gracias al servicio nacional de salud, que es uno de los mejores del mundo, España en algún momento, en mi opinión, va a empezar a vender salud. España también posee un importante potencial en el sector aeroespacial, como miembro que es del consorcio EADS o de la Agencia Espacial Europea.

¿Y que está pasando en los sectores maduros?

Siguen manteniendo su atractivo, primero porque mantienen su actividad, y en segundo lugar, porque están realizando la reinversión de sus beneficios. Por ejemplo, si no se hubiesen hecho inversiones muy ambiciosas en las plantas de automoción en España, hoy no sería competitivas, y son enormemente competitivas. Porque hay que dejar claro que el único elemento importante no es el coste de la mano de obra, el acceso a proveedores cualificados, el acceso a infraestructuras que permitan una distribución adecuada, a una serie de personas que saben como funciona el negocio, el entorno donde se desarrolla la actividad... Eso es una aproximación a mi modo de ver errónea. Todo eso es importante y, adicionalmente, por supuesto, unas inversiones cuantiosas en tecnología en esas plantas para que mantengan su competitividad. Por lo tanto, en los sectores maduros se sigue invirtiendo.

Hemos hablado de que España está en proceso de transformación de su modelo de desarrollo y que esto plantea nuevas oportunidades y ventajas, pero ¿con quién estamos compitiendo a la hora de atraer inversiones?, ¿con todo el mundo en general o con un determinado número de países?

Depende del proyecto. Si tiene un componente importante de localización geográfica, si esto es muy relevante para un proyecto, competimos con Francia, Alemania, Reino Unido y Países Bajos. Si no es tan importante el emplazamiento, podemos pensar, por ejemplo, en nuevas tecnologías. Google podía haberse desarrollado en el 80% del territorio de los países de la OCDE. En ese tipo de negocios sí competimos con todo el mundo que tenga el mismo nivel de desarrollo que España

Y en este proceso, ¿qué papel juega Invest in Spain?

La línea de actuación más importante es la captación activa de inversiones, porque España sigue siendo un país muy atractivo. Además, nos ocupamos de las empresas que ya están en España, intentamos acompañarles en la evolución que tienen que seguir para poder ir adaptándose en su desarrollo. Un caso paradigmático es Hewlett Packard, que cuando se estableció en España era fabricante únicamente, y hoy en día no fabrica nada, realiza actividades de I+D, tiene muchos más empleados y genera muchísimo más valor. Hay otros ejemplos: Bayer comenzó fabricando determinados productos, a lo largo de su desarrollo ha ido realizando ajustes y en estos momento su centro de Asturias es el productor mundial de ácido acetil salicílico. O en Sant Joan Despí posee un centro de servicios compartidos que lleva toda la contabilidad del grupo en Europa y en el norte de África. A este tipo de modelos es a los que España tiene que aspirar, porque somos enormemente competitivos.

CAPTAR TALENTO

?

¿Hasta qué punto es importante el clima o la percepción exterior del clima de los negocios en España?

Tiene indudablemente su influencia, por lo que otro de nuestros cometidos tiene que ver con mantener bien informados a los prescriptores de opinión. Facilitamos información, toda la que sea posible, para intentar que España mejore en los rankings que elaboran agencias públicas o instituciones privadas. En ocasiones vemos que hay rankings en los que España aparece mal posicionada porque quien elabora el ranking no tiene suficiente información. En función de esos rankings y en función de nuestro propio barómetro de negocios, en el que analizamos anualmente las ventajas o las fortalezas y debilidades de la economía española para los negocios, realizamos una labor de policy advocacy: básicamente, proponemos medidas a los distintos ministerios, a través del Ministerio de Industria, para mejorar el clima de negocios que hay en España.

¿Se agota con ello sus funciones?

No del todo. Adicionalmente, estamos lanzando un plan de atracción de talento y emprendedores. Se trata de captar inversiones de otra forma, conseguir que una persona, extrajera en este caso, tenga la idea de crear una empresa en España y en esa tarea contamos con un instrumento muy importante de captación de talento internacional que son las escuelas de negocios españolas. Tenemos una línea de trabajo con ellas, básicamente IESE, ESADE e Instituto de Empresa, para colaborar con ellos y apoyar la labor de emprendimiento de extranjeros.

¿Qué ventajas podemos ofrecer a investigadores y emprendedores?

España oferta una educación ejecutiva excepcional. Junto con Reino Unido, es el país que mejor educación ejecutiva ofrece fuera de Estados Unidos. IESE, ESADE y el IE están recurrentemente consideradas entre las mejores del mundo, por lo tanto ese networking que se genera en los campus de estas escuelas es excepcional para que surjan nuevos negocios. Además, contamos con un idioma, que es un recurso económico de una fuerza enorme, es un idioma vehicular, no llega al nivel del ingles, pero es una de las lengas más importantes del mundo. Y desde luego, el propio tejido económico que posee España es importante, muchos de estos nuevos investigadores van hacia las nuevas tecnologías, y, en ese sentido, la penetración de la banda ancha es muy amplia y la telefonía móvil está muy extendida. En inversiones en I+D y comunicaciones hemos avanzado muchísimo y los nuevos emprendedores encuentra un terreno propicio.

NO HAY UN PROCESO DE DESLOCALIZACIÓN

?

No ha salido la palabra deslocalización hasta ahora, pero en la última semana los medios de comunicación se hacían eco del cierre de la planta de Honda en Barcelona y el traslado de su producción a Italia. Es uno más de los casos de goteo que se viene produciendo en los últimos años como consecuencia de que este país ya no resulta atractivo en términos de coste de la mano de obra, aunque no sea el caso de Honda.

¿En qué medida Invest in Spain tiene espacio de juego en el asunto de la deslocalización?

Me gustaría puntualizar varias cosas. Detrás de cada decisión de una empresa hay muchos factores, si no recuerdo mal Yamaha ha anunciado lo contrario, cierra Italia y trae la producción a España. ¿Hasta qué punto esto es indicativo de una pérdida de competitividad? Pienso que obedece más a razones de reordenación de la actividad dentro de un grupo. No creo que esté habiendo un lento goteo de deslocalizaciones en España.

Entonces, ¿es un asunto más mediático que real?

En el año 2008 tuvimos el récord de menos desinversiones en la historia de nuestro país. Realmente no tenemos constancia de que se esté produciendo deslocalización en gran medida. Cualquier país del mundo vive procesos de apertura y cierre de empresas, cualquier país, no importa el que sea. Lógicamente, con el paso del tiempo hay determinadas fases del proceso productivo que dejan de ser competitivas y se van cerrando, y por otro lado se van abriendo otras más avanzadas. Este fenómeno es coherente con la evolución económica de España. Nuestro país no puede tener un tejido productivo como el que podría tener una economía en desarrollo. Seguro que ha habido casos de algunas empresas hayan podido no sé si deslocalizarse o ir cerrando, pero al mismo tiempo, insisto en que se ha ido abriendo otras nuevas.

La parte defensiva de Invest in Spain consiste en estar con esas empresas, conocer cómo valoran el clima de negocios de España, intentar ayudarles de la mejor manera posible, pero también tener una aproximación ofensiva, no tanto impedir las deslocalizaciones como competir por nuevas localizaciones, porque hay proyectos de inversión que podemos ganar y hay mucho que ganar. Por lo tanto, no comparto esa visión de que se estén produciendo deslocalizaciones en España de una manera que no sea la tasa natural de aparición y desaparición de empresa.

Sin embargo, a nivel mediático cualquier noticia de deslocalización tiene un efecto espectacular.

A nivel mediático usted podrá analizarlo mejor que yo, sin duda.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio