• blog

¿Y tú? ¿Eres "Base"?

Sé que el tema que he elegido no tiene nada de innovador. Se ha escrito, dicho y hecho mucho sobre la relación y similitudes que existen entre el mundo empresarial y el mundo deportivo. Pero francamente y en conciencia, tenía que escribir algo sobre este tema, puesto que ambos mundos forman parte de mi día a día y a menudo me permiten vivir experiencias muy comparables.

Doy por hecho que en ambos mundos, el éxito se consigue fundamentalmente con el esfuerzo, con la perseverancia y con el fracaso. Obviamente deberán ir acompañados de unas cualidades técnicas mínimas.

En el mundo del deporte, me quedo con lo que habitualmente se llama deporte “Base”, entendido como el practicado por niños y jóvenes, con el objetivo de competir al máximo nivel cuando son adultos. En el mundo de la empresa, me quedo con las “start ups” y “pymes”, entendidas como empresas de nueva creación y en proceso de consolidación, con el objetivo de alcanzar un nivel competitivo que permita dicha consolidación y crecimientos.

Leer más...

"Smart Cities" y el Internet de las cosas: ¿el próximo Gran Hermano?

Estamos empezando a participar sin habernos dado cuenta en un nuevo Gran Hermano. Ha llegado en silencio, camuflado entre un montón de “gadgets” que nos gustan, que son bonitos y a los que hasta les sacamos partido pero… ¿qué hay detrás?

Nuestras ciudades se están convirtiendo en “Smart Cities”, inteligentes, dicen, pero yo creo que son más bien listillas; eso sí, prometen llegar a ser inteligentes.

Poco a poco, y a través de sensores colocados en diferentes objetos que nos rodean, de redes de comunicación, de grandes volúmenes de datos almacenados en la nube y de software de tratamiento de información, se están creando nuevas oportunidades para gestionar de forma más eficiente nuestras ciudades: gestión de edificios públicos y otras infraestructuras urbanas, transporte y movilidad, gestión de residuos, teleasistencia, comercio con nuevos medios de pago, seguridad y servicios de emergencia, relación con la administración, educación, cultura y turismo. Eso que ahora se llama “Smart Cities” a través del Internet de las Cosas.

Leer más...

Incertidumbres en el "sí" y en el "no" (parte III y última)

Disparar con pólvora del rey

En esta entrada me gustaría resaltar uno de los aspectos clave de nuestro trabajo: la compleja responsabilidad en la toma de decisiones en la selección de los proyectos.

Es evidente que el empleo de recursos públicos para la inversión es una materia muy complicada y conlleva un elevado grado de responsabilidad. Pero también es evidente que dicha responsabilidad no debe paralizar la inversión y debemos asumir el riesgo como un compañero de viaje natural. Ahí radica la mayor dificultad de este trabajo. Lo más sencillo siempre es encontrar puntos débiles en los proyectos y no avanzar en ninguno. Sin un buen procedimiento y una buena organización de equipos que permita un claro reparto de responsabilidades es muy fácil caer en la denominada “parálisis por el análisis”. El riesgo existe y por lo tanto debemos ser conscientes que en la toma de decisiones nos equivocaremos y algún proyecto no saldrá bien. La clave es minimizar la tasa de fracaso y aquí entra en juego la experiencia, el equipo, el entorno y por supuesto la suerte (sobre este asunto hay mucho escrito).

Leer más...

Ir hacia atrás para coger impulso (parte II)

Disparar con pólvora del rey

Analizando el pasado, debemos decir que Sodena es una de las empresas de capital riesgo con mayor y mejor trayectoria de España.

Fue una de las pioneras en lanzarse a este mundo desde el ámbito público allá por el año 1984 y desde entonces ha completado un total de 71 operaciones (inversiones junto con sus desinversiones) siendo 43 fallidas y 28 exitosas, por lo que el porcentaje de éxito asciende a 39,43 %. Si analizamos los números en magnitudes económicas, es decir en euros, Sodena, para completar estas 71 operaciones, ha realizado una inversión total de 167.015.013 millones de euros. En las operaciones fallidas, las pérdidas totales ascienden a 70.219.101,77 millones de euros. Por el contrario, en las operaciones exitosas, las plusvalías obtenidas (una vez descontada la inversión realizada) ascienden a 413.365.068,23 millones de euros. Gracias a estos números Sodena ha llegado incluso a repartir dividendos.

Leer más...

¿Por qué trabajar en Capital Riesgo Público? (parte I)

Disparar con pólvora del rey

Hace ya dos años que asumí la responsabilidad de dirigir Sodena S.L. como instrumento financiero del Gobierno de Navarra para el impulso del tejido empresarial mediante el empleo de herramientas de capital riesgo. Esta “frase hecha” suena muy bien y tiene un gran calado.

En primer lugar hablamos de instrumento financiero del Gobierno de Navarra para el impulso del tejido empresarial. Con el modelo económico actual, nadie duda que las empresas son el mejor termómetro del bienestar de una región y sus habitantes. Son las generadoras de empleo, las principales generadoras de recursos para las administraciones a través de los impuestos y las generadoras del talento y el capital humano a través del desarrollo profesional de sus trabajadores. Por ello, nuestra misión es de máxima responsabilidad.

Leer más...

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio