• blog

Incertidumbres en el "sí" y en el "no" (parte III y última)

Disparar con pólvora del rey

En esta entrada me gustaría resaltar uno de los aspectos clave de nuestro trabajo: la compleja responsabilidad en la toma de decisiones en la selección de los proyectos.

Es evidente que el empleo de recursos públicos para la inversión es una materia muy complicada y conlleva un elevado grado de responsabilidad. Pero también es evidente que dicha responsabilidad no debe paralizar la inversión y debemos asumir el riesgo como un compañero de viaje natural. Ahí radica la mayor dificultad de este trabajo. Lo más sencillo siempre es encontrar puntos débiles en los proyectos y no avanzar en ninguno. Sin un buen procedimiento y una buena organización de equipos que permita un claro reparto de responsabilidades es muy fácil caer en la denominada “parálisis por el análisis”. El riesgo existe y por lo tanto debemos ser conscientes que en la toma de decisiones nos equivocaremos y algún proyecto no saldrá bien. La clave es minimizar la tasa de fracaso y aquí entra en juego la experiencia, el equipo, el entorno y por supuesto la suerte (sobre este asunto hay mucho escrito).

En Sodena, tras el análisis, estudio y exposición de un proyecto, una vez tomada una decisión de descartar un proyecto nos enfrentamos a la difícil tarea de comunicar un “no” a un emprendedor. Se trata de un momento complicado puesto que no es fácil trasladar a un promotor que confía ciegamente en su idea y su equipo que nosotros no compartimos dicha visión y que no vamos a apoyar su proyecto… pese a que le hemos dedicado tiempo e ilusión e incluso a pesar de las discusiones y debates internos que nos ha suscitado.

La respuesta habitualmente no se queda en ese punto. El emprendedor sigue pensando que nos equivocamos (y en ocasiones es cierto), que su idea es revolucionaria y además con frecuencia cuando se trata de un emprendedor local, conoce a alguien cercano a la Administración, el Gobierno, el Parlamento o cualquier otra entidad pública con la que va a hablar sobre nuestra actuación para que la reconduzcamos.

Frente a nuestras conclusiones donde apoyamos nuestra decisión, el emprendedor habitualmente prepara una batería de respuestas contra-argumentando nuestra postura, siempre “nos hemos dejado de analizar algo” o “no nos hemos dado cuenta del potencial” (e insisto que a veces es cierto).

En el lado opuesto está la toma de decisión favorable para la inversión en nuevo proyecto. La condición humana está sujeta a las dudas razonables sobre el trabajo realizado y siempre sobrevuelan las mismas preguntas: ¿saldrá bien?, ¿nos habremos dejado algo en nuestro análisis?, ¿acertaremos?, ¿generaremos el empleo proyectado?, ¿qué pasa si se tuerce?, ¿encajará con el resto de tejido industrial de Navarra?, ¿haremos competencia a alguien en Navarra que no hayamos tenido en cuenta en nuestro estudio previo?, ¿obtendremos el efecto multiplicador que buscamos?, ¿estaremos dejando algún proyecto sin financiación por apoyar este?, etc.

Disponer del dinero público para la inversión en una iniciativa privada en este país históricamente ha sido una práctica habitual y de ahí que hasta tengamos un dicho popular: “disparar con pólvora del rey”. Los que gestionamos la pólvora del rey tenemos la responsabilidad de administrarla para que sea lo más efectiva y productiva posible y acierte en cuantas más dianas, mejor. Con la “pólvora privada” la responsabilidad se reduce al inversor… pero en nuestro caso, el inversor es toda la sociedad.caon

Por ello, todos nuestros análisis deben ser rigurosos, estrictos, discutidos, medidos, parametrizados y evaluados… en un tiempo razonable porque no nos gusta hacer perder tiempo a nadie. Trabajamos en una mejora continua de los mismos y en aumentar nuestra productividad, pero pese a todo ello, siempre, en todos nuestros “no a emprendedores” terminamos con un deseo: Ojalá nos equivoquemos y triunfe.

Carlos Fernández Valdivielso

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio