¿Tipo de interés fijo o variable?

02 September 2014

Cuando en 2012 negociamos con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) una línea de financiación para inversiones de pymes, tuvimos que elegir entre un tipo de interés fijo o variable (referenciado al Euribor). No lo dudamos mucho ya que como la finalidad era financiar inversiones a largo plazo (12 años) nos pareció mejor tener un tipo fijo para todo el período y no depender de las oscilaciones de los tipos.

Aunque pensamos que la elección fue acertada, hoy probablemente no la repetiríamos, ya que los beneficiarios de los préstamos comparan los tipos de interés de sus diferentes alternativas de financiación con independencia de que sean fijos o variables, a pesar de que les insistimos en que hay que comparar peras con peras y manzanas con manzanas.

En general las entidades financieras no suelen ofrecer tipos de interés fijos (les animamos a que lo soliciten para conocer cuál es la respuesta), y si se insiste mucho llegan incluso a ofrecer tipos variables junto con un contrato de derivados que los conviertan en “casi fijos” (no olvidar resoluciones judiciales contrarias a ésta práctica para determinado tipo de clientes), eso sí a un coste que además de elevado en muchos casos es incierto.tipo interes

En resumen podemos decir que en nuestro entorno existe una cultura mayoritaria de tipo de interés variable, claramente alentada por las entidades financieras, a pesar de que la ortodoxia financiera indica que las inversiones a largo plazo se deben financiar con tipos fijos y el circulante con tipos variables.

¿No será que las entidades financieras se financian a tipos variables y por tanto no quieren prestar más que a tipos variables, para no correr riesgos de tipo de interés?

José Mª Montes Ros

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio